El ciclo de la mandarina

5 Diciembre 2006

Publicado en Mi vida en Eslovenia

Algo interesante pasa en otoño.

Cuando empieza el frío los cítricos maduran y están bien a punto; naranjas, pomelos, mandarinas. Eso lo sabe todo el mundo. Ahora bien, yo no sabía nada sobre lo que he dado en llamar el ciclo de la mandarina, que paso a describir a continuación.

  • En otoño es cuando empieza a apretar el frío, entonces es lógico que se empieza a calentar la cocina con el horno a leña. Tal es el caso de la casa de Ksenija, como se puede ver en la foto de más abajo.
  • Como dije antes, en otoño hay mandarinas a rabiar.
  • Las cáscaras secas de mandarina son un excelente combustible (prenden fuego que da calambre!)
  • Entonces, cuando uno se termina una mandarina, deja las cáscaras (con el ollejo hacia arriba, como muestra la foto) para que se sequen y tuesten un poquito, aromatizando el ambiente, además (antes de que se quemen totalmente se las separa del fuego).
  • A la mañana siguiente hay que prender nuevamente el fuego, con papel, madera chiquita… ¡y cáscaras de mandarina, obviamente!

Así que tenemos un ciclo natural y ecológico muy lindo: mandarina->horno a leña->cáscaras->combustible->más mandarina! Si esto no es el verdadero círculo virtuoso, yo no sé qué es, vea.

pb170083.JPG
detalle: las cáscaras secándose arriba del špargert

Entrada anterior:

Entrada siguiente: